lunes, 9 de noviembre de 2015

LA VERDAD SOBRE EL SEPELIO DE FRANCISCO MOSTAJO

LA VERDAD SOBRE EL SEPELIO DE FRANCISCO MOSTAJO

Por: Hélard André Fuentes Pastor
Diario El Pueblo. Arequipa, 6 de octubre de 2015. P. 9.

Con motivo de la presentación de su libro “Célebres Arequipeños”, María Eugenia Tomasio Bouroncle en una entrevista que realiza el periodista José Carlos Mestas, respecto a la inhumación del recordado historiador Francisco Mostajo afirmó lo “Fui personalmente al cementerio y vi la placa que dice “Francisco Mostajo” y tiene una fecha muy anterior a la partida de defunción, la cual está incluida en el libro [Célebres Arequipeños]. Esto lleva a pensar que el Francisco Mostajo que está enterrado en el cementerio de la Apacheta y que no menciona ni tiene inicial del segundo apellido, no es el Francisco Mostajo que nosotros conocemos”.  En honor a la verdad, respeto a sus descendientes, cumpliendo nuestra profesión, compulsando los documentos históricos, es necesario aclarar dicha situación.
Francisco Mostajo en la pintura de
Bernardino Delgado
PRIMERO.- Francisco Mostajo Miranda murió el 27 de marzo de 1953 en Arequipa. Resulta descabellado afirmar que falleció antes, pues no solo existe el respaldo documental sino la serie de discursos que dirigieron algunas personalidades como Isaías Mendoza del Solar, Juan Manuel Polar Ugarteche, Alberto Fuentes Llaguno, Edilberto Zegarra-Ballón V., entre otros, leídos emotivamente durante el sepelio de sus restos y publicados en el diario Noticias y El Pueblo de aquella época. Además, existen fotografías del cortejo fúnebre y del ataúd publicadas en la Revista No. 38 de la UNSA en homenaje al tribuno arequipeño.
SEGUNDO.- Mostajo fue velado el día viernes 27 de marzo de 1953 en casa de los deudos. Al día siguiente, al promediar las 11 de la mañana, sus restos fueron trasladados al estrado del Paraninfo de la UNSA donde se levantó una capilla ardiente. Éste mismo día, en la tarde, se realizó el cortejo fúnebre en dirección al Cementerio General de la Apacheta, situación conocida por sus familiares y demostrada con el aviso publicado en diarios por diferentes instituciones convocando a la comunidad para que participen en dicho acto. Leamos la invitación que realiza el Concejo Provincial: “tiene el sentimiento de participar el sensible deceso del que fue ilustre arequipeño, austero Magistrado, distinguido Maestro, ejemplar ciudadano y notable historiador, Señor Don Francisco Mostajo Miranda (Q.E.P.D.) ocurrido la tarde de ayer [27-03-1953]; e invita a la Instituciones y, al pueblo, a concurrir a la traslación de sus restos, acto que tendrá lugar el día de hoy, sábado 28 del que cursa, a las 3 p.m. del local de la Universidad, sito en San Agustín 104, al cementerio general, de acuerdo con el ceremonial establecido por la Corte Superior de Justicia. Arequipa, 28 de marzo de 1953”. El sepelio fue un acontecimiento imponente. Al promediar las 3:15 se inició el desfile fúnebre y el féretro de acero fue cargado en hombros por catedráticos de diferentes facultades de la universidad y miembros del concejo universitario.
TERCERO.- Los restos de Francisco Mostajo se encuentran en el nicho No. 40, cuarto nivel del Pabellón San Javier del Cementerio de la Apacheta y en la lápida se consigna: “Francisco Mostajo Miranda. 27 de marzo de 1953. Vivirás eternamente en el corazón de tu esposa e hijos”. Incluso, el sitio fue identificado por el Ministerio de Cultura, razón por la cual lleva una placa con una pequeña fotografía y bio-data del personaje. En consecuencia, descreo de la versión planteada por Tomasio Bouroncle. Resulta  arriesgado, imprudente e irresponsable afirmar que “no sabemos dónde está enterrado el verdadero Francisco Mostajo”.
CUARTO.- En otros momentos de la entrevista, María Eugenia señala que “Jorge Vinatea Reynoso sí está en Cayma”. Grave error, porque precisamente de nuestra investigación sobre el cementerio general donde ubicamos a más de un centenar de arequipeños ilustres enterrados en dicho panteón, se desprende que los restos del afamado pintor arequipeño están el tercer nivel del Pabellón Santa Mónica y a su costado descansan sus padres José M. Vinatea (+ 7 de mayo de 1949) y Elena R. de Vinatea (+ el 11 de mayo de 1943).
QUINTO.- No podemos teorizar sobre un hecho cuando somos conscientes de que falta consultar documentos y recoger, en este caso, la versión de los familiares. La historia es una ciencia por su apego a la verdad posible, por ello requiere de método y técnica que puede lograrse con la formación profesional. Valoramos las inquietudes de todos los ciudadanos, pero no por ello dejamos de aclarar algunos aspectos con la mayor sinceridad posible a fin de esclarecer dichas inquietudes. Esperamos en la próxima edición de este libro se corrija la versión aparentemente consignada.